muebles vintage, relatos cortos, reflexiones."/> Muebles recuperados, relatos y reflexiones : Olvido

jueves, 4 de abril de 2013

Olvido





Dónde estará el tiempo que perdí,
y esas palabras escritas a destiempo,
donde estarán las páginas borradas
y a donde fue mi voz, vacía y en silencio.

Busco y rebusco, y no lo encuentro,
y de pronto un rayíto de luz viene a buscarme
y en un cajón del alma, allí escondidos,
hallo a mis tesoros esperando...

cuadernos de poesía ya marchitos,
canciones pasajeras de una vida,
palabras sueltas, borrones y disculpas,
y algo mas que olvidé que había olvidado,
el  fino manto de la melancolía.
                                                    Clara


28 comentarios:

  1. Triste pero magnífico poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Balamgo, no quería cargarlo de tristeza, también contiene cosas bonitas.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Se recuperan los recuerdos, pero no el tiempo.
    También a los cajones les sobra color y les faltan detalles...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual que a la vida, nada es perfecto, ahí reside el encanto.
      Un besin

      Eliminar
  3. Anda, pues yo tiré el mueble donde tenía los cajones viejos... La he liado parda... Melancólico, en efecto, el texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya no puedes recuperar nada. Pensándolo bien a lo mejor es una suerte.
      Un abrazo Amando

      Eliminar
  4. Esa sensación está también en el origen de que estés escribiendo poemás tan preciosos, últimamente. Hay algo de irreal en la escritura, una abdicación de la vida o una sustitución por otra cosa. También una defensa, un sortilegio, un conjuro contra el olvido, contra nuestro propio olvido...
    No sabemos muy bien por qué ni para quién escribimos esto en estas irreales páginas. Tal vez lo hacemos porque comunicar algo es de algún modo matarlo. Sé que no puedo hacer que lo ocurrido no haya ocurrido, pero ahora mismo no hay distancia alguna entre ese hecho y yo, y es precisamente el absurdo, la imposibilidad de ese hecho, el origen de esta sensación de irrealidad del mundo. Escribimos para poner distancia, del mismo modo que cogemos el coche para alejarnos de los sitios nuevos que conocemos, para regresar a casa...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad me dejo llevar. Puede que tengas razón y sea un conjuro contra el olvido, pero no pienso en ello.
      Gracias Juan. Un abrazo

      Eliminar
  5. Lindo lindo el mueble pero lo que más me entretiene es lo que escribes
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angélica, tan dulce como siempre.
      Cariños

      Eliminar
  6. En bellos cajones se encuentran ocultos recuerdos hermosos, cálidos y alegres que livianos fluyen de vez en cuando para deleite del alma.
    Preciosas letras, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo tendrán los cajones antiguos que sacan a la luz archivos caducos de la memoria.
      Gracias Jorge

      Eliminar
  7. Un poema lleno de ternura y melancolía, que nos dice que la vida nunca se para, siempre continúa, a veces, los recuerdos se pierden, pero los cajones de la memoria está ahí para que un día, alguien pueda abrirlos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos llenando cajones Miguel, con mejor o peor suerte, pero están ahí.
      Un beso

      Eliminar
  8. Ese mueble con tantos cajones, tiene toda la pinta de ser guardián de algún secreto.
    La melancolía suele estar por ahí, y de vez en cuando nos acecha. Precioso poema, Clara.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunos cajones que deberían permanecer sellados. El de la melancolía es uno de ellos.
      Gracias Puri. Un besín

      Eliminar
  9. "...y algo mas que olvidé que había olvidado", qué frase tan bonita, que hondura envuelta en sencillez.

    Ya sabes que tus letras, puras y elegantes, me gustan.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sensaciones del alma que se palpan, que tienen color y dejan regusto en la boca. Darte cuenta que olvidaste que las habías olvidado, te las devuelve como un tortazo inoportuno.
      Gracias Ángela

      Eliminar
  10. Permíteme que te diga lo mismo que te dice Ángela Gondo: "qué frase tan bonita..." Un abrazo Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es bueno olvidar que has olvidado?, creo que sí, sobre todo si son cosas o sensaciones negativas.
      Un abrazo P.

      Eliminar
  11. Archivadores de nuestra mente para un bello poema, Clara. Un olvido para recordar, desde luego. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gumer. Cerraremos los cajones por si acaso.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola, te esperamos con ganas de saber tus aventuras.
    Anabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Ana!!! Que bien tenerte por aquí. Ya te contaré...
      Un besazo enorme

      Eliminar
  13. En esos cajones del alma es nuestra propia vida la que ha ido quedando almacenada...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y hay momentos que te hacen curiosear en ellos.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. detalles... sueltos, escondidos, tesoros esperando... materia de la cual está hecha nuestra vida.

    un cariño,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y bien hallada, Mónica.
      Un abrazo

      Eliminar

Te leo y te escucho.
Tu comentario nunca queda en saco roto, es importante para mí, y me impulsa cada día a mejorar. Gracias!
Debido a los molestos mensajes Spam me veo obligada a no aceptar comentarios anónimos.