muebles vintage, relatos cortos, reflexiones."/> Muebles recuperados, relatos y reflexiones : Personaje : Apolonio

miércoles, 13 de febrero de 2013

Personaje : Apolonio


Apolónio Contréras Lobo siempre fue un tipo especial, ademas de ser mi hermano.
Ya en el funeral de la abuela Pátro, cuando acababa de cumplir tres años, sorprendió a todos los concurrentes, sacando del morral la zambomba y deleitándonos con una rudimentaria sonata que hizo sonreír a mi madre, que hasta el momento no paraba de llorar afligidamente.
Fue el "pupas de la familia". Sus enjutas piernecillas abundaban de raspones y cortes, fruto de las aventuras corridas junto a  otros zagales del pueblo, tan culpables como él, de mas de un desatino acaecido.
Mas tarde fue llamado a filas, y en el ejército pasó a desempeñar labores de peluquero. A fín de cuentas, (como el relataba) para pasar la navaja por la testa de los reclutas no hacia falta tener carrera. Aún así, se ganó algunos arrestos, resultantes de su arte en lacerar orejas y cueros cabelludos. Si eras su enemigo, la venganza no tardaba en llegar disfrazada de accidente fortuito.
De vuelta al casa, casóse con Jesusa Añasco, una moza de armas tomar cuyos padres eran propietarios de una panadería en la plaza del pueblo, y allí fue, donde ya en su nuevo oficio de panadero, las venganzas de Apolónio, volvieron a manifestarse en forma de panes con relleno. Cucarachas, rabos de ratón o piedras, son solo algunos ejemplos de la inverosímil  imaginación de tan desvergonzado hornero.
Estando así las cosas y en boca de todos los parroquianos, tuvo que mediar el cura Don Rufíno Quiñónes  para que el despropósito no fuera a más.
Fue padre y esposo anónimo, y sus andanzas e insolencias le hicieron protagonista de una algarada de chismes y rumores en veinte kilómetros a la redonda.
Aún hoy, se recuerda el sonido de su zambomba en los días de funeral.                 Clara

10 comentarios:

  1. Presento mis respetos, Clara.

    Genial. Me será imposible olvidar este relato. Con un buen relato se logra un efecto más intenso que con la imagen. Se trata de algo parecido a la diferencia entre gravedad y magnetismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de quien vienen me abrazo a tus elogios maestro
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Thanks Rosario. Tengo un relato similar en mente para los próximos dias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, un tipo especial. Anónimo para lo discurrible, y capaz de dejar en la memoria orejas laceradas y panes rellenos de sorpresas vitales.
    Efectivamente, un texto que transporta. Y retorna. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hacía mucho que no escribía pero creo que me ha vuelto la inspiración leyendo relatos de la calidad de los tuyos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Nos ha encantado tu blog, y esa silla que has restaurado ha quedado genial!!!
    Gracias por pasar por nuestro blog. Evidentemente ya tienes unas nuevas seguidoras.
    Un saludo
    Laura y Lisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chicas ya intercambiaremos ideas. Un beso

      Eliminar
  6. Gracias por pasarte por mi blog, Clara, porque así he podido descubrir el tuyo, que es una joya.

    Veo que igual restauras un mueble lleno de carcoma como te zambulles en un relato que se me va a quedar unos cuantos días rondando por la cabeza.
    Me encanta tu manera de escribir, te llevo a mi blog conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Ángela, es un honor tenerte aquí.

      Eliminar

Te leo y te escucho.
Tu comentario nunca queda en saco roto, es importante para mí, y me impulsa cada día a mejorar. Gracias!
Debido a los molestos mensajes Spam me veo obligada a no aceptar comentarios anónimos.